REVIEW

Devorando intensidad: lo nuevo de El Plan de la Mariposa

En la previa de lo que será la presentación oficial del disco en el Teatro Vorterix, 4MROCK propone un recorrido por el más reciente trabajo de estudio de la banda de los hermanos Andersen.

Compartir




Por: Leandro Llona

Foto: Mara Sosti

Los discos de El Plan de la Mariposa son siempre una aventura. Un viaje hacia la introspección con letras que hablan de amor, libertad y sanación, en medio de ritmos latinos, funk, psicodelia, rock, folclore, música celta y distorsión.

La banda oriunda de Necochea acaba de volver de su gira por Europa, durante la cual fueron tirando algunos adelantos de su cuarto álbum, previos al lanzamiento definitivo del material en disquerías e Internet.

Cada uno de los laburos de El Plan es una obra en sí misma: Brote, Trance Habitante, Danza de Antalgia y Devorando Intensidad encierran conceptos claros a través de la música, las letras y el arte visual. Su bandera -la del Rock Libre- está siempre en alto pegándole patadas en la trucha a los encasilladores de géneros y trazando caminos impensados entre armonías de diferentes palos en cada canción.

Devorando Intensidad tiene de todo, es un disco que muestra el camino de evolución que la banda viene trazando desde su comienzo hasta hoy. El sábado 12 de agosto va a tener la primera de sus presentaciones oficiales en el Teatro Ópera de La Plata, y el 26 del mismo mes lo van a presentar en el Teatro Vorterix de Buenos Aires.

“Me dijo todo bien,
ya se va a pasar la sombra”.
(El Riesgo)

Nota plan de la mariposa 4

En la tapa puede verse a una loba protectora junto a varias de sus crías, enmarcados en una caverna que existe en un mundo de tonos verdes y anaranjados. Atrás está el mar, y en el cielo -como siempre- la cruz del sur.

Las pinturas que forman parte del arte del disco fluyen de los pinceles de Santiago Andersen, encargado también de tocar el violín en la banda y participa de la composición de las canciones junto a Sebastián, Máximo y Valentín, tres de sus hermanos.

El primer tema del disco es “El riesgo”, canción que vio la luz hace algunos meses a través del videoclip protagonizado por el actor Manuel Vicente. Después viene “Mar Argentino”, con una letra que empieza haciendo referencia a términos whatsapperos de la época y dibuja en el cielo paisajes con ríos, mares y gaviotas.

El arte visual no se termina en una tapa potente y emotiva: al abrir los pliegos de Devorando Intensidad nos encontramos con horizontes y orillas naranjas, llenas de paz y misticismo. Ahora la loba, siempre sabia y protectora, vuela flotando suspendida en la cruz del sur, marcando el rumbo de quien mira para arriba.

Las letras aparecen en un poster circular que viene plegado adentro: de un lado tiene la ficha técnica, los agradecimientos y las estrofas de las canciones; del otro, una pintura que parece ideal para enmarcar y colgar en una pared.

“Llega una postal del invierno nuclear,
una estampita del futuro que será”.
(Invierno Nuclear)

Nota 3 plan de la mariposa

Un sonido ancestral y gutural resuena como un eco en la caverna. Una base de guitarra se mete afilada un par de vueltas y un giro del bajo le da paso a la batería. “Invierno Nuclear” aparece en tercer lugar en el listado de las 13 canciones que forman Devorando Intensidad.

Le siguen “¿Cómo decir que no?”, “Cruz del sur” y “La vida cura”, tres canciones que empiezan a trazar un camino más o menos claro sobre el que giran varios de los desniveles del disco.

“Componer es el lugar donde sigue siendo un juego”, contaba hace algunos meses Sebastián Andersen a 4MROCK. “Es un espacio sensible donde todo vale y se puede hacer lo que uno sienta o quiera. Ese momento, a veces, es un par de hermanos juntos, a veces varios, a veces uno solo en el baño escondido con la guitarra y un papel. La emoción de hacer una canción es alucinante”, dijo.

La voz de Camila aparece de lleno en “El cuerpo sabe”, una canción que habla sobre intimidad, percepciones sensoriales, espejos empañados y el amor.

“Quemé un zorrino de esos ultraparlantes,
quedé viajado en un trance bailable”.
(Mi Jagger)

Nota plan de la mariposa 1

“Mi Jagger” es uno de los temas más galopantes del disco. Cuenta una historia de nocturnidad con sintetizadores al mango y juegos vocales e instrumentales afiladísimos. La lista termina con “Abrime los ojos”, cerrando un disco que se mete hasta los huesos por todos los frentes posibles.

El Plan de la Mariposa -con Sebastián Andersen en voz; Valentín Andersen Carmody en guitarra y voz; Máximo Andersen Carmody en teclado, acordeón y programaciones; Santiago Andersen en violín y guitarra; Camila Andersen Carmody en voz; Julián Ropero en batería y Andrés Nör en bajo- recorre diferentes atmósferas, climas y estilos, yendo y viniendo de un lado a otro dentro de una misma canción.

Hay letras introspectivas y anecdóticas, solos de guitarra, arreglos de instrumentos, juegos de voces y cimientos de bajo y batería como para bancarse perfectamente el peso de cualquier género.

Devorando Intensidad ya está en las disquerías y se encuentra disponible también en plataformas digitales como Youtube, iTunes y Spotify. Quedan todos invitados a escuchar este laburazo de El Plan de la Mariposa, y a viajar para adentro en un nuevo canto de rock, armonía y liberación.

LISTA DE TEMAS

  • El riesgo

  • Mar Argentino

  • Invierno nuclear

  • ¿Cómo decir que no?

  • Cruz del sur

  • La vida cura

  • Semilla del alma

  • Niño abuelo

  • El cuerpo sabe

  • Calle mantra

  • Mi Jagger

  • La fábrica de eternidad

  • Abrime los ojos

Integrantes

  • Santiago Andersen: voz
  • Camila Andersen: voz
  • Valentín Andersen: guitarras y voz
  • Horacio Rodríguez: flautas y coros
  • Máximo Andersen: teclado
  • Santiago Andersen: violín
  • Andrés Nör: bajo
  • Julián Ropero: batería

Enlaces