ENTREVISTA

El peluquero del rock

Un camino lleno de desafíos, aciertos y tropiezos, desde sus inicios en Buenos Aires hasta su presente en Mar del Plata. Quién es Sebastián Tobajas, dueño de “Me Mataste Loca”, en esta nueva historia de 4MROCK.

Compartir




Por: Maxi Ibáñez

Foto: Mara Sosti

Sebastián Tobajas estrecha fuerte su mano cuando le da la bienvenida a 4MROCK en su local de la Galería Lanfranconi. Atrás suyo asoma una batería que se roba todas las miradas ni bien uno ingresa a “Me Mataste Loca”, la peluquería que recibe a decenas de músicos y gente relacionada a la movida del rock en Mar del Plata. 

Un par de botellas de whisky, un estuche de guitarra y un collage en el que conviven personajes de ficción hasta figuras del rock, también decoran el ambiente. Un ambiente que respira rock desde que abre hasta que cierra, con o sin clientes adentro. Un espacio – ubicado sobre Luro entre Independencia y Catamarca – que le permite a su dueño realizar una de las cosas que más disfruta de la vida.

“Tengo tanta curiosidad que vivo

mirando, preguntando y aprendiendo”.

Nota Sebastian 1

Sebastián llegó al mundo de la peluquería “a través de una casualidad” después de tocar  un tiempo en México, adonde viajó con una banda (“Flores Cuidas”) que tenía en los 90, gracias a un concurso de MTV. “Eso nos permitió ser teloneros de Divididos, Los Piojos, Las Pelotas e Illia Kuriaky. Al mismo tiempo tocaba en ‘Arcana’ y ‘Diente Roto’. Cuando volví al país, me quedé en Buenos Aires y un amigo me preguntó por qué no me concentraba en el oficio de peluquero y aprovechaba el arte de la música para irme a cualquier parte del mundo. Esa idea me quedó dando vueltas durante un tiempo, hasta que un día él me llevó a trabajar como asistente. Ahí estuvo el click”, resumió.

Tobajas, que como baterista también llevó su música a otras ciudades como Rosario, Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe, también confesó ser muy inquieto: “Todo el tiempo estoy aprendiendo cosas nuevas. Trabajo con mi señora (Mariana Velázquez) y todos los trabajos que aparecen en nuestro Facebook, son cortes y peinados propios. Todo el día estoy aburriéndome, por eso siempre busco nuevos cortes y peinados. Acá no ofrecemos dos o tres cosas, no nos quedamos con lo que sabemos que va a quedar bien. Tengo tanta curiosidad que vivo mirando, preguntando y aprendiendo. Así he logrado evolucionar todo el tiempo”.

“Me gusta ver a un rockero

con un look copado”.

Nota Sebastian 3

Su paso por una reconocida peluquería porteña fue un punto de inflexión en su carrera. “Si bien ahí entré como encargado, no estuve mucho más de un año. Le corté el pelo a gente muy famosa, sobre todo del ambiente del rock, pero no duré mucho. No le daban mucho lugar a mis ideas, entonces decidí dar un paso al costado”, deslizó tratando de dar vuelta rápidamente la página de la conversación.

Ese lapso de tiempo le sirvió para “darme cuenta de que estaba capacitado para iniciar un proyecto propio” y, a la vez, para conocer a gente del paño como Andrea Álvarez, Hilda Lizarazu, Roy Quiroga (Ratones Paranoicos) y Javier Calamaro, entre tantos otros. “Lo que más me sorprendió fue que una vez que me independicé, mucha gente me fue a buscar a mi peluquería. Me llamaban por teléfono para que yo los atendiera… fue un flash. Sin ser muy conocido, y haciéndolo todo a pulmón, empecé a progresar”, declaró sacando pecho.

Ese y otros factores  le permitieron a Sebastián tomar el impulso necesario para darle vida a “Me Mataste Loca” a comienzos de la presente década en el barrio porteño de Villa Crespo, junto a Marisa Ahualli.

Nota sebastian 2

“LA PELUQUERÍA ES UN ARTE, NO UN NEGOCIO”

Sebastián insiste con que “siempre fui muy curioso, siempre quise ir más allá y no conformarme con lo que sabía”  y se define, además, como un laburante que sigue sus instintos. Por eso regresó a la ciudad que lo vio nacer. “Si bien me vine porque en la locación de Buenos Aires teníamos muchos problemas de infraestructura, siempre estuvo en mí el deseo de que Mar del Plata tenga un peluquero bien rockero. Una cosa es que haya una peluquería – sin desmerecer a nadie – con cuadros de Jimi Hendrix y sillones copados, y otra que su dueño sienta y viva el rock”, aseguró.

-¿Qué significa la peluquería en tu vida?

Para mí es un arte, no un negocio. Lo mío es diseño y vanguardia en cabellos. Yo le hago barba a los rockeros, pero no soy barbero. Tengo los conocimientos suficientes, pero esta es una peluquería de rock. Ojo, hasta vienen personas mayores que quieren meterle un poco de onda a su cabellera y se animan a otra cosa. Han venido varios rockeros de Mar del Plata, recomendados por amigos o conocidos, que se han animado a cambiar su look. Me gusta ver a un rockero con un look copado. Entre ellos, los chicos de Destino Incierto, Exiliado, Mínimo, El Bidón… hasta los hermanos de El Grito (La llama del rock). Justamente, Victoria (baterista) es la cara de la peluquería.

DE SPINETTA A LOS GUNS

Entre tanto laburo, a Sebastián todavía le queda tiempo para tocar la batería. “Actualmente estoy en dos proyectos: Arcana, una banda de grunge/rock y Diente Rock, que es más hardrock”, destacó.

-¿Cumpliste tus sueños?

-Sí, cumplí todos mis sueños. Quería conocer a los Guns y lo hice. Quería conocer al Flaco y lo logré. Con Spinetta me pasó algo muy loco: cuando lo vi, lo saludé y le dije muchas gracias por tu música. No pude decirle nada más. Después, también fue muy groso conocer a “Machi” Rufino (legendario bajista de Pappo’s Blues e Invisible).

Sebastián – que está casado con Mariana Velázquez, con quien tuvo dos hijos (Ramiro Ástor y Juana Janis), en clara alusión a Piazzolla y Joplin – no tiene el sueño de ser famoso. “He tenido la suerte de relacionarme con gente muy conocida, que aprecio más allá de lo que hacen… porque cuando charlo con ellos ninguno es más que el otro y eso los hace más grandes todavía. Siempre me ha gustado escuchar a la gente que sabe, que tiene experiencia. Yo estoy muy contento con el lugar que ocupo y con el oficio que elegí”, cerró.


Enlaces