LA CONDENA DE CAÍN

“Está bueno dejarse llevar, darle lugar a lo natural y lo simple”

La palabra de Sawa Mielnik, líder de la banda con raíces sureñas que sigue presentando “La perfección del caos”, el más reciente de sus discos de estudio. “Hay que seguir escuchando nuevas bandas, hay que dejarse sorprender”, confesó ante 4MROCK.

Compartir




Por: Maxi Ibáñez

La Condena de Caín atraviesa ese preciso momento en que la constancia y la perseverancia rinden sus frutos. Con un EP y cuatro discos bajo el brazo en trece años de trayectoria, la banda con raíces sureñas sigue conquistando nuevos corazones a partir de su cuota musical y visual, potenciado por la poesía de sus canciones. Desafíos y sueños abundan en este quinteto de músicos que sigue presentando “La perfección del caos”, el más reciente de sus trabajos de estudio.

La Condena es una energía compactada que, desde arriba del escenario, larga amor y pretende regalarle una sonrisa a la gente. Quienes nos escuchan viajan a través de nuestras canciones, si bien cada uno le puede dar el enfoque que quiera. La Condena es una unión de amigos que sienten maravillosamente la música”, resume Sawa Mielnik – voz y líder – en comunicación con 4MROCK.

La condena de Caín

La Condena de Caín surgió en octubre de 2004 a partir de la fusión de la banda originaria de Puerto Madryn (Chubut) “La Marca de Caín” y “La Condena de Sigfrid” de Capital Federal. Los primeros bocetos de las canciones se cristalizaron al año siguiente, en un EP de cinco temas.

Su primer LP fue editado en 2007, “Nuestra negligencia resulta sospechosa”. Doce canciones en las que la banda buscó reivindicar un sonido vintage, acercándose al rock de los 70.

El segundo disco de la banda fue presentado en 2010: “En el letargo de los pensados”. Allí participaron como invitados Sergio Dawi, Kubero Díaz, Sergio Alvarez y Martín Pantyrer, entre otros. Fue grabado, mezclado y masterizado por Claudio Romandini en Estudios El Abasto Monsterland y El Abastito.

En 2013, Sawa y compañía presentaron “Vendaval”. El año siguiente los encontró con un sostenible crecimiento de público además de compartir escenario con Las Pelotas (Groove), Nagual (Teatro Flores), Cielo Razzo (Fiesta Groovestock), El Tri (Groove), El Bordo (Estadio Malvinas Argentina) y Las Pastillas del Abuelo (Río Cuarto), además visitaron Temperley, Lomas del Mirador, Burzaco, La Plata y Córdoba.

A comienzos del 2016 fueron convocados para formar parte del Cosquín Rock en la provincia de Córdoba, mientras “La perfección del caos” contaba las horas para tomar vida y exponerse como el más reciente de los trabajos de estudio de La Condena de Caín.

“Hay una unión muy valiosa entre las
bandas en estos tiempos tan raros”.

-A un año de haber editado “La perfección del caos”, ¿qué balance hacés?

-Es un disco que para nosotros vino en un momento muy lindo. Después de “Vendaval” (2013), que significó una vara bastante alta para la banda, porque nos permitió tocar en muchos lados, nos encontramos con un trabajo mucho más tranquilo. Tiene otro aire, sin dejar de lado nuestra esencia rock.

“Lo grabamos con Ale Vázquez, un gran productor del Rock Nacional, y contamos con la participación Ale Kurz, cantante y guitarrista de El Bordo. Ellos aportaron oídos frescos desde afuera y opiniones muy valiosas que nos hicieron entender qué estaba bien y qué debíamos mejorar. Por eso quedamos muy conformes con el disco”, contextualizó Sawa.

-Hablás de un disco “más tranquilo”. ¿Lo buscaron o se dio de manera natural?

-Está bueno dejarse llevar, darle lugar a lo natural y lo simple, que es lo más sincero. Por eso este disco salió así.

-¿Qué te inspira al momento de componer?

-La vida misma. Es un gran detalle donde me freno mucho. Sobre lo que uno vive, el amor, el dolor… las películas y los libros también son inspiradores. Una escena puede ser un disparador para escribir una estrofa o crear una melodía.

La condena de Caín

-Arrancaron el año con un espaldarazo muy importante al ser invitados por La Renga para tocar en San Luis. ¿Cómo fue esa experiencia?

-(Hace silencio). Fue un abrazo a la banda que hace 12 años viene peleándola en el camino de la independencia. Estamos muy agradecidos por la invitación, por dejarnos formar parte de su fecha, ante un público muy respetuoso, que nos escuchó de principio a fin en Potrero de los Funes. Tocar ante tantas personas, a un par de minutos del show de La Renga, será algo que guardaremos por siempre y que nos servirá para seguir creciendo.

Sawa no tuvo más que palabras elogiosas para La Renga y todo su entorno. “Nos trataron de diez. Los asistentes, la gente de la organización, incluso la banda. Chizzo, Tete, Tanque y el resto son personas muy solidarias, gente buena, que se hace querer y respetar”, dijo.

“Hay que seguir escuchando nuevas
bandas, hay que dejarse sorprender”.

La condena de Caín

APOSTAR Y CRECER

Para Sawa significó toda una decisión dejar su Puerto Madryn natal para emprender a Buenos Aires, desde donde hoy compone las canciones de La Condena de Caín. “Fue una elección de vida. En estos años que llevo viviendo lejos de mi ciudad, he tenido la oportunidad de conocer gente muy valiosa, de pasar momentos lindos como malos. Pero de todos ellos aprendí. Por suerte, la música fue lo que me inspiró a seguir creyendo en lo que hago y, junto a unos amigos, mantener firme este proyecto”, resumió.

En este tiempo, bandas como Nagual y El Bordo ayudaron en el crecimiento de La Condena de Caín. “También haber compartido escenario con Cielo Razzo, Salta la Banca, Las Pelotas e incluso El Tri de México. En estos más de diez años en la música, nos hemos topado con decenas de grupos que de una u otra manera nos han tendido su mano. Para nosotros, vale la pena tanto esfuerzo y dedicación”, soltó Sawa.

-Nombraste a varias bandas reconocidas. Pero, ¿cómo ves la movida del under?

-Hay que seguir escuchando nuevas bandas, hay que dejarse sorprender. Nagual es una banda que creció mucho, pero hasta hace poquito era una banda under. La Furia de Petruza, 5° del Lobo, Manijas, Locos de Nacimiento… son otros grupos a tener muy en cuenta. Hay una unión muy valiosa entre las bandas en estos tiempos tan raros. Ante cualquier duda, ahí está el otro para ayudar.

-¿Qué tienen mente de ahora en adelante?

-El sábado 1 de abril vamos a estar tocando en mi pueblo, en Puerto Madryn. Será una fecha especial, porque no solamente presentaremos el último disco de la banda, sino también porque estarán presentes amigos, familiares y los seguidores que tenemos por allá.

La condena de Caín

Integrantes

  • Sawa Mielnik – voz
  • Matías Westerkamp – guitarra
  • Marcelo Di Giovanni – bajo
  • Daniel Jinkis – batería
  • Hector Cantín - teclados
  • saxo tenor y barítono

Enlaces