ENTREVISTA

La hermandad como bandera

En la previa del show del sábado, Pepo de Científicos del Palo y Mingo de RonDamón se juntaron con 4MROCK. Los motivos de esta fecha explosiva y el recuerdo imborrable de Adolfo Nicoli, dueño del mítico bar que los vio nacer: La Mula Plateada.

Compartir




Por: Maxi Ibáñez

Foto: Mara Sosti

Todo se remite a La Mula Plateada. Ahí se gestaron tantas bandas de rock y reggae como historias y anécdotas. Los Cafres, Nonpalidece, Divididos, Alejandro Sokol, La Vela Puerca y Bersuit son algunos ejemplos, de  una lista interminable de artistas – locales y de alcance nacional – que desfilaron por las instalaciones de calle Alem.

Todo se remite a Adolfo Nicoli. Dueño del icónico bar que durante varios años fue una parada obligatoria para todo aquel amante de la música. Su muerte – a mediados del mes pasado – generó un sinfín de recuerdos entre los músicos y los propios espectadores, asiduos o no. Soñador, mentor, guía, padrino y visionario. Responsable de un lugar marginal dentro de una zona top de Mar del Plata.

Dos puntos en común en la vida de Científicos del Palo y RonDamón, dos de los grupos más representativos de Mar del Plata, que ya hace un par de años largos traspasaron los límites de la ciudad e hicieron un nombre puertas afuera. La excusa para juntar a Pepo y Mingo con 4MROCK fue hablar de la fecha del sábado en Casa Rock, sin embargo, (casi) todo recayó en el recuerdo de Adolfo y La Mula Plateada, el padre de la criatura.

Nota Pepo y Mingo 1

Su ausencia física, más allá de la desaparición del bar que los vio crecer como banda y por qué no también como personas, causó un gran penar en Mingo como en Pepo. Alguien que los aconsejaba, mimaba y marcó. Un “padrino” no solo para ellos, sino también para muchas bandas marplatenses.

“Él quería a los grupos locales, les daba un lugar, la posibilidad de tocar en una ciudad donde no había muchos espacios y era complicado. La Mula fue un espacio que recibió muy bien a RonDamón, incluso a Científicos. Ahí nos sentíamos como en casa. Adolfo nos acompañó en varios viajes, fue una pieza fundamental y un amigo”, confesó Mingo ante 4MROCK.

No sé si fuimos suficientemente agradecidos con Adolfo – interrumpió el cantante y guitarrista de Científicos del Palo –. Cuando cerró La Mula, no fue reemplazado. Ahí tocamos para cinco personas y no pusimos un peso. Hoy tocás para la misma cantidad de personas en otro lugar y perdés 10 lucas. La Mula estaba pensado para la microcultura under marginal como también para chabones muy grosos”.

-Muchos cuentan que La Mula fue y será un lugar irremplazable…

-Mingo: Todos íbamos contentos y se generaba una relación entre los músicos que era muy especial. La onda era ir porque te sentías cómodo, más allá de ir a ver una banda de rock o reggae. Sí, es irremplazable, y hasta me pregunto si hubo otro lugar como ese en el país.

Pepo: A Adolfo le gustaba la banquina (risas). Yo no puedo darle consejos a nadie, pero él vivió una vida marginal y nosotros se lo respetamos. Éramos unos burguesitos que íbamos a su bar y tocábamos entre vendedores de falopa y rochos… era un ambiente de amor. Nunca vi una pelea, siempre me sentí muy bien.

“La Mula estaba pensado para la

microcultura under marginal como

también para chabones muy grosos”.

(Pepo) 

-¿Qué aprendieron de Adolfo?

Pepo: Tenía una visión tremenda. Las bandas tienden a ensimismarse y tratar de triunfar individualmente, pero él pensaba que los grupos debían juntarse para generar un movimiento grande. Él hablaba de ciudades como Rosario… A nosotros nos aconsejaba mucho: “Che, no se escabien antes de tocar”. Quizás uno esperaba un “dale, escabiá”. Pero no, todo lo contrario.

-Mingo: Claro… te daba consejos inesperados, opuestos a lo que pasaba ahí adentro. Creo que hubo una movida, cuando en el auge de La Mula estaban La Arriaga, La Willington, Científicos, RonDamón y otras más… las bandas pensaban que se podía tocar y entre dos o tres se armaba algo copado. Eso nos enseñó Adolfo. Quizás era más fácil, o había más ganas o menos trabas.

Nota Pepo y mingo 2

“EL RESPETO Y LA AMISTAD PERMITIÓ QUE NOS JUNTEMOS”

A un par de metros de las figuras de los lobos marinos – postal clásica de Mar del Plata –, mientras los colectivos no dejaban de pasar por el Boulevard Marítimo y el frío empezaba a pegar cada vez más fuerte – después de una semana extrañamente primaveral en la ciudad –, Pepo y Mingo no separaron la fecha del sábado en Casa Rock de lo que les inculcó Adolfo, pero sí ofrecieron una mirada crítica a nivel general.

-Pepo: Es difícil ver el fenómeno desde afuera. Yo no soy de salir mucho, no genero vínculo con bandas y eso es medio pelotudo de mi parte, porque impide que se genere una movida más grande. Por eso creo que esta fecha está buena. La gente podrá ver dos bandas, quizás alguna les simpatice más que otra, no importa… lo importante es tener la posibilidad de presenciar el show de dos grupos que trabajan seriamente.  Sinceramente, no sabemos cómo nos irá, porque nada está garantizado, pero al menos lo intentaremos.

-Mingo: Para generar una movida, te tenés que mover. Si no generás, no hay nada. A nosotros, lo que más nos gusta es tocar, quizás con esta fecha estamos haciendo algo que nos inculcó Adolfo. Más allá de la amistad que tenemos con Científicos, me parece una excelente banda. Los he ido a ver varias veces. El respeto y la amistad de dos grupos que tienen más de 15 años de trayectoria en Mar del Plata, y siguen en movimiento, permitió que nos juntemos. Queremos demostrar que se le puede ganar al tiempo.

“Hay que ser protagonista de la

actividad cultural de la ciudad, las

cosas pasan cuando salís de tu casa”.

(Mingo).

Pepo y Mingo

Venía pensando qué ciudad rara es Mar del Plata”, soltó Pepo, pero no al pasar, en relación a sus más recientes declaraciones.

“Estoy muy agradecido por el cariño de la gente, lo palpamos en la radio (FM 90.1), cuando hacemos Maldita Radio. Pero que en una ciudad tan grande como Mar del Plata, de 700 mil habitantes, no haya una movida de una banda de 1.000 personas es raro. Hay muchos grupos y supongo que será, en gran parte, culpa de nosotros los músicos. Entiendo que debería haber un debate grande para hablar este tema, por eso le damos valor a la idea de volver a generar una movida en la ciudad. En nuestro caso, quizás puedan decir lo mismo desde RonDamón, nos va mejor en Capital Federal que en nuestra ciudad… quizá tenga que ver con la idiosincrasia del circuito local o que los músicos no hayamos logrado una empatía con la ciudad”, agregó serio, de brazos cruzados y recostado sobre una de las paredes que forman parte de la galería de la rambla.

-Mingo: Es un laburo de todos, de los músicos, los medios…

Nota Pepo y mingo 3

APOYAR A LOS PRODUCTOS LOCALES

Tanto RonDamón como Científicos del Palo mantienen la llama de seguir generando nuevas canciones. La banda de Mingo editó recientemente (2015) el disco “Sí, serás” – presentado en Mar del Plata y también en La Trastienda (CABA) –, mientras que Pepo y compañía siguen trabajando en “Justicialista”, una trilogía de discos que tienen la intención de lanzar uno por año, partiendo desde 2017.

Es lo que nos gusta. Hacer canciones, ensayar y tocar. Hace 15 años que estamos en esta”, destacó la voz de RonDamón, el grupo que abrirá la noche. “Lo elegimos así por un tema de volumen”, deslizó Pepo. “O porque no sé a qué hora voy a llegar”, agregó entre risas.

-¿Qué dirían para motivar a la gente y que los vayan a ver el sábado?

-Mingo: Mi mensaje es “vayan a ver bandas de Mar del Plata, aunque no las conozcan, apoyen”. Hay que ser protagonista de la actividad cultural de la ciudad, las cosas pasan cuando salís de tu casa. Muchos se sorprenderán con el buen material que tenemos acá.

-Pepo: El sábado tocarán dos bandas que tienen oficio. Atrás de RonDamón y Científicos hay amor… son dos grupos honestos que se respetan mucho.