COBERTURA

Si toca La Renga todo el año es carnaval

El quinto show de Chizzo, Tete, Tanque y Manu en el estadio Tomás Adolfo Ducó volvió a desatar una verdadera fiesta de rocanrol. 4MROCK viajó hasta Parque Patricios para estar presente, una vez más, en el gran banquete.

Compartir




Por: Leo Llona

Foto: Mara Sosti

La Renga convocó nuevamente a miles de seguidores en el estadio de Huracán para formar parte de lo que fue el quinto de la serie de seis recitales que la banda de Mataderos programó para este año en Buenos Aires. Un nuevo hito en la carrera de Chizzo, Tete, Tanque y Manu, que hace dos décadas está en la cúspide del movimiento rockero argentino.

El sábado 26/8, desde temprano, los mismos de siempre empezaron a juntarse alrededor del Tomás Adolfo Ducó cantando canciones de La Renga mientras los puestos de remeras, buzos, banderas y hamburguesas se iban instalando y decorando el lugar.

Inazulina y Sick Porky inauguraron la tarde en el estadio. El público iba entrando en peregrinación y las bandas iban poniendo a tono el escenario, calentando válvulas, oídos y corazones. El rugido del León se sentía cada vez más cerca.

Nota La Renga 7

“Escapando en la noche
voy a dejarlo todo atrás,
como un polizón esperando
en el frío de la terminal”.

(Corazón Fugitivo)

El estadio estaba repleto y en el campo todos cantaban y saltaban esperando a que la bestia rock desatara la tormenta. El escenario, las pantallas y las pasarelas ocupaban el largo completo de la cancha y las banderas decoraban la postal del Ducó vaticinando un show de pura tracción a sangre.

“Corazón fugitivo”, el tema que abre Pesados Vestigios, fue la primera piña de la noche. Después vinieron “Nómades” y “Motoralmaisangre”, empezando a trazar lo que sería un banquete al palo.

Tete corría de punta a punta del escenario y trotaba por las pasarelas con el bajo casi hasta las cabeceras del estadio. La bata del Tanque sonaba como una estampida de bombos y platos que se mueven decididos como un tren de carga.

Chizzo tuvo como titular a la viola fabricada por el luthier bahiense Marcelo Bray, y en ocasiones hizo desfilar también la clásica Gibson Firebird de siempre y un guitarrón Gretsch que dejó boquiabiertos a los amantes de las seis cuerdas en “Masomenos blues”, tema que volvió a sonar en vivo después de un largo rato.

Nota La Renga 8

“Pobreza en los estómagos
más pobreza en la cabeza
no queda nada a salvo
de este gran error”

(A tu lado)

El cuarto tema de la lista fue “A tu lado”, la introducción furiosa de la batería puso a los pies del campo a varios centímetros del suelo y todo el mundo se volvió loco. Después vino “Detonador de sueños” y el lugar se convirtió en una verdadera locura.

Hubo espacio para canciones nuevas, clásicos y algunas sorpresas como “Cortala y olvidala”, del disco A dónde me lleva la vida. La Renga hizo un repaso bastante completo de su discografía y dejó contentos tanto a los que esperaban escuchar “El twist del pibe” como “Canibalismo galáctico”.

Una pared de amplificadores cubría la espalda de Tete y Chizzo, mientras que Tanque y su bata de doble bombo se enmarcaban en una escenografía monstruosa con vigas, colores, animaciones y el reloj de Pesados vestigios entrando en acción.

El juego de luces disparaba rayos en todas direcciones cambiando de color entre temas, alternando entre blanco, rojo, violeta, azul y varias combinaciones psicodélicas. Fiel al estilo de La Renga.

“Ella existió solo en un sueño,
él es un poema que el poeta
nunca escribió”.

(Triste canción de amor)

Uno de los momentos más emotivos de la noche fue cuando Ricardo Soulé, uno de los próceres históricos de la primera guardia del rock argentino, subió al escenario con el violín al hombro. El ex Vox Dei acompañó a la banda en “Sabes qué” y “Triste canción de amor” mientras las pantallas HD del estadio mostraban de cerca la cara de emoción de Chizzo, Tanque y Tete, que recibían en su casa a uno de sus referentes rocanroleros de la infancia.

El tecladista Pablo Martinián, quien formó parte de la grabación de La esquina del infinito y tomó protagonismo en el disco doble denominado Insoportablemente vivo, fue el invitado que los acompañó en “Triste canción de amor” y “Arte infernal”.

Después vinieron “El Twist del pibe”, “Desnudo para siempre” y “La vida, las mismas calles”, un tridente tan potente y efectivo como el power trío que se juntó por primera vez en Mataderos a finales de los 80. “Las cucarachas de bronce”, la fila de vientos que acompaña a Manu Varela de un buen tiempo a esta parte, aportaron lo suyo soplando al palo a un lado y otro de Tanque y su batería. La Renga seguía pateando fuerte la cabeza de los presentes y la temperatura del estadio no paraba de subir.

Nota La Renga 11

“En el agua mugre y el aceite
nadaba una sirena de largas
cabelleras como trigo al viento”.

(Psilocybe mexicana)

“El final es en donde partí” y “La razón que te demora” fueron los temas con los que la banda se despidió antes de los bises. Después de unos minutos de espera volvieron para atacar con todo: “Masomenos blues” fue el primero de los cuatro temas con los que terminaron de rematar el show.

“Psilocybe mexicana”, la historia del tipo que ve una sirena de aguas claras en medio del turbio río de La Boca, puso a saltar a todos con ritmo mariachi y distorsión. “El viento que todo empuja” – en el que Teté pidió la aparición con vida de Santiago Maldonado – puso vestigios de reggae a una noche que estalló de furia rocanrolera.

La lista completa fueron 30 canciones, incluyendo composiciones de los 90, los 00 y sus últimos discos. La gente agitó en cada estrofa como si fuera la última durante las más de dos horas y media que duró el recital.

Nota La Renga 4

“Ponerle alas a mi destino,
romper los dientes de este engranaje”.

(Hablando de la libertad)

“Chicos, chicas, hemos pasado un sábado alucinante. Muchísimas gracias por haber venido. Queremos decirles que el miércoles que viene se termina, qué lástima, teníamos muchas ganas de seguir tocando. Los vamos a extrañar”, gritó Chizzo, y empezó a sonar el riff que abre “Hablando de la libertad”, el clásico de Despedazado por mil partes con el que cierran sus presentaciones. Los minutos restantes fueron vértigo y alegría.

Gente saltando y bailando en una pata, banderas flameando, gargantas prendidas fuego y pogo de rincón a rincón cerraron lo que fue el quinto banquete de La Renga en Huracán en lo que va del año. El miércoles 30 se espera el sexto y último de los shows de la banda en Parque Patricios.

Chizzo agradeció a los mismos de siempre por peregrinar al estadio para encontrarse y celebrar. Miles de almas llenaron el cuenco de sus ojos con lo más frágil de la locura y una vez más quedó claro que si toca La Renga todo el año es carnaval. 

LISTA DE CANCIONES

  1. Corazón fugitivo
  2. Nómades
  3. Motoralmaisangre
  4. Almohada de piedra
  5. Canibalismo galáctico
  6. A tu lado
  7. Detonador de sueños
  8. Cortala y olvidala
  9. San Miguel
  10. Cuando Vendrán
  11. En el baldío
  12. Sabes qué
  13. Triste canción de amor
  14. Arte infernal
  15. El Twist del pibe
  16. Desnudo para siempre
  17. La vida, las mismas calles
  18. Al que he sangrado
  19. Tripa y corazón
  20. Somos los mismos de siempre
  21. Bien Alto
  22. Oportunidad oportuna
  23. El rey de la triste felicidad
  24. Oscuro diamante
  25. El final es en donde partí
  26. La razón que te demora
  27. Masomenos blues
  28. Psilocybe mexicana
  29. El viento que todo empuja
  30. Hablando de la libertad

Nota La Renga 10

Nota La Renga 3

Nota La Renga 1

Nota La Renga 13

Nota La Renga 6

Nota La Renga 15

MÁS FOTOS