COBERTURA

The Who y Guns N’ Roses hicieron historia en La Plata

Por primera vez, el grupo británico se presentó en nuestro país en compañía de los norteamericanos que encuentran aquí un lugar confortable para presentarse.

Compartir




Por: Maxi Aracena

(Fotos: Agencia Telam).

La tarde en el Estadio Único de La Plata presagiaba que no iba a ser una más en la vida de los cientos de miles de personas que se hicieron presentes en este lugar magnífico para recitales. No sólo por las inclemencias climáticas –lluvias, viento y frío- sino que el line up propuesto para esta oportunidad traía cosas interesantes e inéditas. En primer término, Tyler Bryant and The Shakedown calentaron el escenario para, luego de un recital de 40 minutos de La Beriso -único crédito local de la noche-, el plato fuerte: por primer vez la presencia de The Who, banda legendaria junto a los ya “locales” Guns N’ Roses.

Todo hacía suponer –y no era desacertado- que la gran mayoría de los asistentes concurrieron al recital para deleitarse con Axl, Slash y Duff, aunque fue grata la sorpresa cuando Pete Townshend y Roger Daltrey –dos de los cuatros miembros fundadores que siguen con vida- entraron y comenzaron a desplegar una catarata de hits. Esta última referencia no es caprichosa ni aleatoria; efectivamente, en ese instante la lluvia comenzó a ser incesante.

Nota the who

Los primeros aplausos llegaron antes de comenzar el show: mientras los técnicos realizaban los preparativos del escenario, en las pantallas se proyectaron imágenes repasando la historia de la banda y su influencia en la música y, también en la moda. En un alto se recordó al baterista original de la banda, Keith Moon, quien falleció en 1975.

En cuanto al recital de los británicos, sólo se puede decir que fue impecable. Hicieron todo lo que habíamos visto y escuchado desde mediados de los 60 en videos, revistas, discos. Townshend y Daltrey repasaron los clásicos de esta banda comenzando con “I can’t explain” y, al tercer tema, “Who are you”, la gente se hizo sentir saltando y cantando.

El recital de The Who fue impecable.

El guitarrista y el vocalista demostraron sus aptitudes por las cuales son referenciados como integrantes de una de las bandas más influyentes dentro de la cultura rock. El primero -impecable a sus 72 años-, haciendo su clásico giro apuntando al cielo con su brazo derecho extendido para bajarlo en sentido antihorario y dar rasguidos a su Fender Stratocaster (en esta oportunidad, una dorada sublime). El segundo, Daltrey, hizo su número ya casi “patentado”, de dar vueltas al micrófono agarrándolo desde el cable.

El setlist continúo con el clásico de todas las épocas: “My generation”; mientras que para la parte más amena y tranquila, The Who interpretó una bella balada llamada “Behing blue eyes” para luego continuar con “I can ser from miles”, “Pinball wizard”, “Baba O’Riley” y finalizar con “We won’t get fool again”, último tema de un show de una hora 45 minutos.

Una mención especial y destacable es la presencia –ya estable hace un tiempo- de Zack Starkey, quien no sólo trae consigo el peso familiar (es hijo del beatle Ringo Starr) sino que, además, le toca reemplazar a Keith Moon. Para esta altura, al finalizar el show de The Who, poco más de las 22 del 1 de octubre, la lluvia comenzó a ser intensa y casi protagonista. Fue allí cuando se proyectaron unos videos anunciado la llegada de Guns N’ Roses a Buenos Aires.

Nota guns

En esta gira de reunión (“Not in this lifetime”), la banda de Hollywood se está presentando mundialmente con un show que tiene a tres de los cinco miembros originales (Axl Rose, Duff McKagan y Slash) y el tecladista Dizzy Reed, quien se había sumado para la segunda etapa de la banda (a partir de los discos “Use your Illusion I y II”). Solamente sumaron otro guitarrista rítmico (Richard Fortus), una tecladista (Melissa Reese) y un baterista (Frank Ferrer).

El concierto comenzó con “It’s so easy”, tema del primer disco (“Apetite for destruction”, de 1987), que solía ser el tema de apertura de los primeros shows de presentación de su ópera prima. Luego siguieron otros temas de la primera etapa como “Mr. Browstone”, “My Michelle” y “Rocket queen”. Para “Welcome to the jungle”, otro tema de su primer álbum, la gente explotó: fue un pogo al unísino de las estrofas cantadas por Axl. La lista arrojó otros temas como “Doble talking jive”, “Yesterdays” y “Estranged”, éste último con una interpretación de Axl a la altura del show demostrando que todavía sigue siendo un vocalista en condiciones para este tipo de recitales.

Guns N’ Roses: Argentina los ama,

y en cierta medida, ellos también.

En el marco de esta gira mundial, Guns N’ Roses viene interpretando no sólo temas de su etapa clásica (1987-1993) sino que, además, del disco “Chinese Democracy” (2008) en el que solo participó Axl y Dizzy Reed como miembros originales. Tocaron algunos temas como “Better” y el que da nombre al álbum. Otro punto alto en recital fue la aparición del tema “Coma” de 1991, que en esa gira mundial que los trajo por primera vez a nuestro país, no era interpretado y existen muy pocas versiones en vivo.

Por supuesto, no faltaron los covers: “Live and let die” de Wings, el tema de El Padrino y “Knoking on heaven’s door” de Bob Dylan, temas que siempre forman parte de su repertorio pero, en este caso, sumaron “Black hole sun”, de Soundgarden y “Wish you were here” de Pink Floyd (a dos guitarras) con la parte final de “Layla” de Derek and the dominos que dio inicio a la balada “November rain”. También, al finalizar “Civil war”, canción con la que comienza “Use you illusion II”, Slash dejó unas pinceladas de “Voodoo child” de Jimi Hendrix con su guitarra doble y efecto wah wah.

Para los bises, cuando ya el recital se acercaba a las tres horas de duración, Axl y compañía interpretaron “Patience”, “Whole lotta rosie” (otro cover, en este caso, de AC/DC), “Don’t cry” y, para cerrar una velada formidable, “Paradise city”.

Guns N’ Roses demostró por qué nuestro país es importante en la historia: aquí se dio su último recital en 1993, a lo largo de los años siguientes Slash vino con sus múltiples bandas y en plan solista, también lo hizo Axl con su engendro de GN’R y regresaron –ya reunidos- en dos oportunidades. Argentina los ama, y en cierta medida, ellos también.