ENTREVISTA

Barinlife: la música como descargo personal

Mano a mano con Lucas D’Amico, Micael Rodríguez y Marcos Casamayou, integrantes de la numerosa banda de “rock fusión” que se encuentra en plena renovación. “Mantener la esencia acústica es respetar nuestra historia”, resumieron.

Compartir




Por: Maxi Ibáñez
Foto: prensa Barinlife.

Para Lucas D’Amico – cantante y guitarrista – Barinlife es una manera de hablar sobre la vida”, un cable a tierra para él como para el resto de sus compañeros de viaje. Hace cinco años que está al frente del proyecto que, en la actualidad, se encuentra en pleno proceso de renovación, y sigue con las mismas ganas de siempre.

A su lado están Micael Rodríguez (teclado) y Marcos Casamayou (batería), éste último de reciente incorporación a la banda, que asisten con la cabeza cuando simplifica, en una frase, la impronta del grupo.

Barinlife es una banda de rock fusión que, en parte, tiende a ser un “descargo personal” para Lucas y compañía. “Es un estilo de vida, necesito ensayar y estar con la banda continuamente para sentirme bien”, aportó Micael. “Cuando llegás al ensayo, todo lo que tengas atrás ase va, queda en la puerta. Los problemas ya no importan y lo único que te moviliza es lo que te libera emocional y físicamente”, agregó Marcos.

Barinlife nació a comienzos de la presente década. “Hasta han sido cinco años de mucho laburo musical, aunque todavía no hemos terminado de encontrar nuestro sonido, porque tenemos temas de todo tipo y color”, resumió Lucas.

-¿En qué momento los encuentra esta nueva formación? 

Lucas: Estos seis meses fueron un duelo personal y hasta grupal. Se fue el baterista que tuvimos desde que arrancamos. Crecimos con él. Con su salida del grupo terminó una etapa y, con la búsqueda de su reemplazante, dejamos en claro que con solo saber lo que tenía que hacer con su instrumento era suficiente para nosotros, a sabiendas de que iba a ocupar un rol más emocional que otra cosa. Fueron complicados los primeros ensayos con él (Marcos) porque no lo conocíamos, pero con el tiempo todo se fue ajustando y ahora estamos más que conformes con su incorporación.

-En este tiempo de aprendizaje, ¿aparecieron nuevas canciones? ¿Hacia dónde van? 

-Lucas: Es una continuidad de las tres o cuatro canciones que ya teníamos pensando en el segundo disco. Marcos entró, hizo lo que tenía que hacer, nos entendió a todos y notamos que la moral del grupo levantó mucho. Después de estar a punto de dar por terminado el proyecto, nos repusimos y empezaron a salir nuevas canciones.

-Marcos, ¿qué encontraste en la banda para amoldarte tan rápido como dicen tus compañeros? 

-Estábamos en la misma sintonía. Tenemos actitudes e ideas muy iguales, estamos mal de la cabeza (risas). Soy muy amigo de Santi (trompetista), a quien conocía de otra banda y él fue el primero en llamarme. Yo ya conocía a la banda, la había visto tocar con La Vela Puerca y me había gustado mucho… por eso cuando me invitaron a ensayar, no pude decir que no, me aprendí los temas y me olvidé bastante bien.

-¿Cómo surgen las canciones? 

Lucas: La composición es algo muy mío. Siempre les dije que me siento líder, pero a la vez todos somos líderes en el grupo. Yo hago las letras y traigo una idea musical, pero sin ellos no sería lo mismo. Cada uno de ellos aporta su cuota. Buscamos la manera de que la idea que traigo sea complementada por todos a la par. Que cada uno, con su instrumento, haga lo que quiera. Eso es para todos por igual.

Con miras al verano, después de presentarse en CABA Tandil durante diciembre, explicaron que existen ganas de seguir presentándose en formato acústico para “respetar los inicios del grupo”. En este sentido, Lucas concluyó: “Mantener la esencia acústica es respetar nuestra historia, es como la gente nos empezó a escuchar”.

Integrantes

  • Lucas D’Amico - guitarra y voz
  • Juanchi Genstwa - bajo
  • Luciano González - guitarra
  • Martín Peralta - armónica
  • Santi Cáceres - trompeta
  • Cris Perdiz - saxo
  • Marcos Casamayou – batería
  • Micael Rodríguez - teclado

Enlaces