ENTREVISTA

“El jazz es una fiesta arriba y abajo del escenario”

La Orquesta Brazofuerte trae el jazz más caliente de la noche porteña a las pistas de Mar del Plata. “La improvisación colectiva, una influencia directa de la cultura africana, produce esa especie de trance y excitación”, confesó Manuel Fraga, pianista de la formación, ante 4MROCK.

Compartir




Por: Leo Llona

Foto: Mara Sosti

“Estamos muy entusiasmados con esta presentación: el jazz es una fiesta arriba y abajo del escenario, y si además Macerar es otra celebración, tenemos la mejor expectativa de sumarle uno de los estilos musicales que más onda tienen. ¡Será una fiesta!”, comentó Manuel Fraga, pianista de la Orquesta Brazofuerte, ante 4MROCK.

Una de las orquestas de jazz y swing más importantes del circuito se va a estar presentando 9 y 10 de noviembre en Mar del Plata.  El show será en el marco de Macerar, el festival de cerveza artesanal y gastronomía más grande de la ciudad.

Hay una movida increíble con los

distintos estilos de baile de swing”.

-¿Qué debe esperar la gente que no está acostumbrada a ver un espectáculo musical de estas características?

-En nuestros shows la gente se divierte, se contagia nuestro entusiasmo desde el escenario. Lo vemos siempre en las expresiones del público. Este estilo ha sido siempre el más popular de todos en el jazz, y seguirá siendo así: la improvisación colectiva, una influencia directa de la cultura africana, produce esa especie de trance y excitación. Muchas veces nos presentamos en festivales de baile, y a veces incluso hay gente del público que se levanta y se pone a bailar.

En 2015 la orquesta ganó el premio Konex como una de las cinco mejores figuras de la última década en la música popular argentina, en la categoría “Conjunto de jazz”.  Durante los últimos años el circuito de jazz y swing en Argentina creció exponencialmente y cada vez son más los jóvenes que se suman a la movida tocando sus instrumentos o bailando.

“Nuestros ídolos son las

grandes estrellas del jazz”.

“Hay una movida increíble con los distintos estilos de baile de swing. Y cada vez crece más: escuelas, clases gratuitas en las plazas, festivales… es increíble… y lo mejor: el promedio de edad no supera los 30 años. Incluso vienen a nuestro país bailarines de EEUU y Europa a participar también. Es una movida impresionante”, explicó Manuel.

-¿Cuáles son sus influencias musicales, dentro o fuera del género?

-Nuestros ídolos son las grandes estrellas del jazz: Louis Armstrong (siempre primero), Duke Ellington, Jelly Roll Morton… la lista es interminable, pero esas figuras son las que nos unen en la banda, y nuestra admiración a esos genios es en realidad lo que generó nuestro encuentro original.

“¡Bendito sea ese maravilloso día en el que a

Armstrong se le ocurrió agarrar una trompeta!”.

Los muchachos se presentan como una orquesta formada por los amigos del legendario Luis Brazofuerte, nada más y nada menos que el inventor del Jazz. “Toda esta música maravillosa que se viene extendiendo por todo el mundo y evolucionando constantemente existe gracias a él, Louis Armstrong. Miles Davis lo dijo bien claro: ‘no hay nada por hacer que no haya hecho Louis’. ¡Bendito sea ese maravilloso día en el que a Armstrong se le ocurrió agarrar una trompeta!”, comentó el pianista en referencia a uno de sus ídolos máximos a nivel musical.

-¿Cuáles son sus planes para lo que resta del año y de cara al verano?

-Por suerte estamos con mucha actividad de shows y conciertos. Vamos a participar del Festival Internacional de Jazz organizado por el Gobierno de la Ciudad, y seguiremos presentándonos en los clubes del circuito de jazz porteño. Especialmente el que es casi nuestra casa, Thelonious, al que volveremos los viernes de enero y febrero del año próximo. ¡Nada mal para empezar el año a todo jazz!