ENTREVISTA

La Renga en Mar del Plata: una producción a prueba de prejuicios

A pesar de la polémica desatada en las últimas horas, sobre una eventual suspensión del recital (algo que por ahora es rechazado por el productor del espectáculo, Pablo Baldini), decidimos sacar a la luz esta nota que – hoy por hoy – toma mucho más valor: cómo es la cocina de la organización del evento que espera la concurrencia de 40 mil personas de todo el país.

Compartir




Por: Maxi Ibáñez

Foto: Mara Sosti

Sentado en un café de la avenida Constitución, Pablo Baldini acumula en un cuaderno anillado diversos planos y apuntes varios. Todo el trabajo de preproducción del show de La Renga en Mar del Plata está ahí apilado. Incluso las veces que debió posponer el recital ante las dificultades para cerrar una fecha antes (primero era diciembre o enero, después febrero o marzo). No se le escapa nada. Ni desde el primer tornillo que pondrán para montar el imponente show que cubrirá toda la Popular Sur del Estadio José María Minella hasta la última cinta que retirarán para dar por finalizado el operativo post recital.

Pablo Baldini – titular de NA Producciones, la productora que montó hace más de 30 años y hoy ya es toda una empresa con nombre y peso – no concibe la organización de un evento de semejante magnitud si no está en todos los detalles. Entiende – mientras comparte una charla distendida y profunda con 4MROCK – que siempre hay cosas por corregir, a pesar de haber logrado en diciembre del 2015 uno de los operativos que más orgullo ha generado en él, también con la popular banda de Mataderos en el Mundialista, donde el próximo sábado 7 de abril concluirán más de 40 mil personas provenientes de todas partes del país, e incluso países limítrofes.

Soy muy exigente con todo lo que hago y siempre hay cosas por corregir”, desliza y sigue: “Hacer un show de esta envergadura lleva mucho trabajo, sobre todo por la manera de trabajar que tenemos. Con La Renga laburo hace tiempo y todos entramos en esta actividad, prácticamente, como un hobbie. Aprendimos y crecimos juntos, si bien antes ya había trabajado con Soda Stéreo, Los Redondos, Los Piojos, Bersuit, hasta Skay como solista. Toda esa experiencia está volcada en el trabajo de hoy en día”.

“Buscamos que los jóvenes disfruten

la experiencia de ver un concierto”.

Las cifras que suelta Baldini no son datos menores. Según estima, más de 1000 personas – “quizás me quede corto”, aclara – trabajarán el día del show entre personal de seguridad privada, policía, bomberos, rescatistas, servicios médicos, personal de carga y descarga, sonido, luces, pantallas, videos, energía, generadores, escenario, entre demás funciones específicas. Tampoco pasa desapercibido que unos 20 camiones se encargarán de toda la infraestructura que utilizarán dentro y fuera del estadio. Todos los gastos – que para él es sinónimo de inversión y prevención – serán costeados por la productora.

-¿Qué engloba la producción de un show de esta envergadura? 

-Primero la elección de un lugar, segundo con qué tipo de banda vas a trabajar y qué tipo de público mueve. Tercero, el precio de la entrada. Hoy en día es un muy importante poner un valor accesible, pero debe tener relación con el costo/beneficio porque, a la vez, hay cosas en las que no se puede ahorrar. Por ejemplo, para mí la seguridad no es un gasto, al contrario, es una inversión. En cuarto lugar se elige la fecha, pero casi siempre depende de cómo llega la banda. Después llega el momento de firmar el contrato con el lugar, si hablamos de privado o público, y posteriormente todas las empresas que te prestarán servicios para el día elegido, desde seguridad, salud, rescatistas.

Baldini hace un alto en la conversación y remarca que “Mar del Plata tiene una ordenanza (23.289 – Espectáculo Eventual y/o Fiestas de Música Electrónica de Concurrencia Masiva) modelo en el país, súper interesante, que le servirá a las nuevas camadas a moverse dando los pasos correctos”. Tampoco deja pasar la ocasión para recordar – lamento mediante – que “el día después de la tragedia de Cromañón yo ya estaba trabajando en una ley que había sacado CABA. En pleno caos, y sin haber tenido nada que ver con el evento, sentí la muerte en carne propia y me involucré para tener una reglamentación que algunos Municipios han adoptado. En esa época la cosa pasaba más por prohibir que por prevenir. Buscábamos que existiera un control sobre la actividad y que el Estado sea responsable de legislar y realizar controles”.

“Hay cosas en las que no se puede

ahorrar, por ejemplo, la seguridad”.

-¿Siguen los prejuicios para traer a bandas como La Renga? 

-Sí, lamentablemente. El rock sigue estigmatizado. De todos modos, cuando le presenté el proyecto al intendente Arroyo tuve una respuesta que no esperaba. Cuando La Renga tocó en diciembre en el Minella en diciembre del 2015, él tomó un riesgo muy grande dos días después de asumir la gestión. Un riesgo que había tomado la anterior administración y no estaba al tanto de nada. Sin embargo, hicimos un trabajo impecable, de las mejores producciones en mi carrera. Si bien quedaron algunos detalles por pulir, como la limpieza en la vía pública, quedaron muy satisfechos con el operativo en general. A comienzos de febrero firmamos el contrato con el estadio y nos otorgaron el estudio de prefactibilidad. A contrario de lo que muchos piensan, al Intendente le interesó que la banda toque en la ciudad y solamente me pidió que cuide la salud de los chicos. Nada más que eso.

Dicho sea de paso, Baldini se mostró a favor de que se hagan campañas de prevención en los recitales: “En un mismo ámbito tener jóvenes que consuman drogas y alcohol puede tornarse peligroso. Entiendo que la droga es un tema a trabajar, sobre todo con los más chicos. Por eso buscamos que los jóvenes disfruten la experiencia de ver un concierto, pero que no sea más que eso. Ya pasó la etapa en la que se sufría mucho la puerta y había una pelea constante entre el público y la policía, hoy gracias a Dios eso ya no existe. Antes no pagaban la entrada y querían tumbar la puerta casi como un juego, hasta que se dieron cuenta que generan consecuencias. Las bengalas ya no se usan… salvo algún estúpido en alguna oportunidad, la gente entendió la tragedia de Cromañón”.

-Llamás a la concientización de todos, ni más ni menos…

-Es que todo lo que se hace mal, termina mal. No doy nombres, hay algunas productoras que son muy buenas y otras no tanto, pero por suerte hoy en día tenemos una Cámara que nos nuclea, hay socios… es decir, nuestro trabajo se ha profesionalizado mucho. Entiendo que si el Estado controla no debería por qué repetirse una tragedia.

El show de La Renga dejará entre

80 y 100 millones de pesos en la ciudad.

“QUE EL VECINO SE QUEDE TRANQUILO”

-¿Qué se le dice al vecino de la zona cercana al Parque de Deportes que se verá desbordada por pibes de todas partes del país? 

-Lo mejor es comunicar qué se va a hacer. Si nosotros no decimos lo que vamos a hacer, el vecino especula con lo que le dicen los amigos, algún malintencionado o se deja llevar por las redes sociales. En el caso de NA Producciones, tanto en los shows que hicimos de La Renga en el Patinódromo, Polideportivo o el Minella, decidimos cerrar el barrio desde Lisandro de la Torre hasta Canosa, pero dejando al barrio con una comodidad de movimientos.

Baldini hace otro alto en la conversación para llevar tranquilidad a los vecinos. Amén de la triste y oscura doble fecha de Los Redondos en el Patinódromo (junio de 1999), el productor enfatiza que “el barrio vive con tranquilidad antes, durante y después de cada show porque en el rock tomamos medidas que no se toman en los partidos del fútbol. Aumentamos la cantidad de vallados y policías, y otras medidas de seguridad. En el fútbol es un trabajo entre el Estado, la Policía y los clubes, pero no hay un productor que se haga cargo de la organización. A veces, ahí, pueden darse buenos o malos operativos. En este caso, el responsable número uno soy yo”.

Su mensaje lo cierra al afirmar que “en mis shows tengo un lema: puedo ir con cualquiera de mis hijos y no pasa nada. Apoyo la cabeza en la almohada y trabajo tranquilo, no tengo una forma de trabajar y que me chupe un huevo las cosas. El día que sienta eso, no trabajaré más como productor”.

-¿Hoy por hoy La Renga es el show más importante que puede tener Mar del Plata?

-(Respira). La llegada de La Renga a Mar del Plata dejará entre 80 y 100 millones de pesos en la ciudad. Las bandas internacionales no llegan a la ciudad. He tenido la oportunidad de trabajar con algunas bandas de renombre pero llegan hasta Córdoba y Rosario, más allá de Buenos Aires y La Plata, que es considerada como el “Gran Buenos Aires”. Después aparece Mendoza y recién ahí Mar del Plata.

“En el rock tomamos medidas que no

se toman en los partidos del fútbol”.

DETALLES DEL SHOW 

El titular de NA Producciones anunció ante 4MROCK que, a diferencia del último show en 2015, se habilitará la totalidad de las plateas, tanto descubierta como cubierta. “En 2015 La Renga venía de una gira muy extensa por el país (NdeR: luego de presentar su disco Pesados Vestigios en enero del año mencionado en Villa Rumipal, Provincia de Córdoba) y habíamos pensado un show multitudinario, pero no al tope del estadio. Ahora es distinto, la banda no toca desde agosto y hay muchas ganar de volver a verlos tocar”, reconoció.

Otro dato clave es que la platea descubierta tendrá acceso al campo. “En 2015 fotografié mucho el estadio y, si bien todo salió según lo planeado, vamos a mejorar algunos puntos. Puntualmente, haremos puertas de ingreso más grandes y meteremos algún puente más para pasar de la platea o la popular al campo”, señaló Baldini.

El productor también advirtió que instalarán un Corredor Sanitario, que utilizarán nuevamente el mismo protector del 2015 para el césped del estadio (a los pocos días jugará Aldosivi) y que agilizarán, aún más, el sector de precacheo y cacheo. “Insistiremos con que haya mucha capacidad de ticketeros para que no se demore el ingreso. Esto lo apliqué hace poco en el show de Guns and Roses y The Who en La Plata y me resultó bárbaro”, ejemplificó.

Pese a la polémica desatada en las últimas horas, las reuniones continuarán durante el resto de las semanas para que el show de La Renga en Mar del Plata sea la gran fiesta del rock y eche por tierra los prejuicios de siempre. Hagamos fuerza para que se haga sentir un nuevo rugido de La Furia de la Bestia Rock.