ENTREVISTA

Los Oberti, una familia de inquietos soñadores

Franco, Rodrigo y Victoria integran el poderoso trío denominado “El Grito (La Llama del Rock)”, pero cuando no ensayan o están arriba de un escenario, se la pasan dándole vida a nuestros instrumentos en su propia luthería. Sus viejos, Fabián y Guadalupe, los apoyan en todo momento.

Compartir




Por: Maxi Ibáñez

Foto: Mara Sosti

Un año después de encontrarlos a punto de zapar en la Plaza del Agua, un mediodía lluvioso y frío, volvimos por los hermanos Oberti. Esta vez, en su otra guarida, no en la sala donde ensayan diariamente para pulir sus nuevas canciones y lograr el mejor primer disco posible, sino en el taller donde le dan vida a nuevos instrumentos de cuerda. 

Además de hermanos, Franco (21 años), Rodrigo (20) y Victoria (17) son muy inquietos. No conciben una vida de brazos cruzados. Sino están tocando en algún bar o buscando espacio para una próxima fecha, es muy fácil llegar a ellos: tan solo es cuestión de irse hasta el espacio físico donde construyen guitarras criollas, bajos acústicos, ukeleles y algo más.

Hasta ese reducto de cuerpos de madera en estado puro fue 4MROCK. Un centro de inspiración para quienes, además, conforman el poderoso trío denominado “El Grito (La Llama del Rock)”. Por donde han pasado decenas de músicos, no solo a conocer la luthería y/o hacer sus encargos o correspondientes arreglos de guitarra, sino también a charlar de la vida, zapar y hasta degustar unos ricos pollos.

nota lutheria 1

TRABAJO A DEMANDA

Oberes, así se llama la luthería que – con el acompañamiento de sus padres Fabián y Guadalupe – lleva algo más de dos años de vida. “Esta es una familia de luthiers, el proyecto es de los chicos y nosotros los acompañamos. Ellos quieren vivir de la banda y del taller”, coincidieron al unísono. Dicho sea de paso, para celebrar este proyecto que va en alza, a partir de septiembre plantarán 20 árboles autóctonos por cada instrumento vendido. 

-¿Cómo surgió este proyecto? 

-Rodrigo: Nació de las ganas de hacer algo. Siempre quisimos hacer algo relacionado con la música. Desde guitarras, bajos y violines, hasta proyectos muy grandes que todavía no podemos adelantar. Con mi viejo veníamos hablando sobre hacer nuestras guitarras y bajos. Por ejemplo, Franco se hizo su primer bajo, yo mi primera guitarra…

“Eso –señalando a una guitarra con caja de lata de batata– es un invento nuestro (muchas risas). El cordal para las cuerdas es un tenedor, pero el mástil – de palet – está mal hecho. Lo hicimos al principio de todo, como hace cinco años, pero sonaba muy raro”, recordó Rodrigo.

-¿Fue difícil al comienzo?

-Rodrigo: Nos costó mucho cuando empezamos, admito que soy medio duro para entender las cosas (risas cómplices entre todos).

Fabián: Franco es el chico cero paciencia, quiere todo ya (más risas).

Victoria: Todavía no hice ninguno, pero estoy practicando para hacer chelos. Siempre me gustó este instrumento, en verdad, quiero hacerme el mío para luego aprender a tocarlo. Quiero hacer lo mismo con cada uno de los instrumentos que quiera aprender a tocar.

Ella es la que prueba cada instrumento una vez que están terminados”, acotó Guadalupe. Además de ser una baterista impresionante, toca muy bien la guitarra y tiene una muy linda voz para cantar”, profundizó Fabián.

-¿Laburan por demanda?

-Fabián: Nos piden mucho por Facebook, sobre todo ukeleles, que es como la moda del momento. Esa es la especialidad de Franco, que saca uno detrás de uno. Después están las fabricaciones personales, por ejemplo, Rodrigo se hizo una viola espectacular que suena de la ostia. Ahora estamos empezando a trabajar en violines y chelos. Justamente, Victoria se encargará de los chelos… pero todo esto tiene que ver con que tenemos un gran profesor que no nos regatea la información, para nosotros es el mejor. Es muy serio, lo llamamos a cualquier hora y siempre nos atiende. Él es Luis Muñoz, un capo total.

-Victoria, ¿por qué el chelo?

Admito que por una película de amor (risas). La protagonista tocaba el chelo y tanto me había gustado ese instrumento, que yo también quería tocarlo. A partir de ahí empecé a ver muchos videos, me llamo mucho la atención y ahora estoy detrás del mío.

nota lutheria 2

Según explicaron, el tiempo para hacer un instrumento es relativo. “En principio, la madera necesita un proceso. Nosotros trabajamos con madera nacional (del norte argentino), como guayubira, cedro y guatambú. Algunos instrumentos llevan combinaciones: aros y fondo de cedro, y tapa de guatambú, por ejemplo, entonces el tiempo de trabajo es otro”, comentó Fabián.

En medio de un diálogo distendido, casi a modo de charla más que de clásica entrevista de preguntas y respuestas, Rodrigo destacó que “a una guitarra viajera le pusimos ‘La Comandante’ después de la muerte de Fidel (25 de noviembre de 2016). Vendimos varias de estas, sobre todos quienes acompañan este pensamiento de izquierda. Tiene una escala diferente, del puente a la cejuela… con 6 cuerdas y suena muy bien”.

­-¿Por qué guitarras criollas y no eléctricas?

Fabián: Porque es más artístico. Hacer sonar una caja es distinto, porque además es más complejo.

A la conversación se suma Guadalupe, la madre de los hermanos Oberti, quien se encarga de pintar los instrumentos. Ella es quien toma la posta en la ronda de mates y aporta algunos detalles de color, como los chispazos – con una dosis de humor – entre Rodrigo, Franco y Victoria. Pero la charla sigue.

-¿Qué esperan de Oberes?

Rodrigo: No quiero ni puedo trabajar de otra cosa. Lo mío es la música. “El Grito” y la luthería. No tengo en mente otra cosa. No podría tener un jefe diciéndome a cada rato lo que tengo que hacer, no lo aceptaría.

nota lutheria 3

“EL TALLER ES MUY INSPIRADOR”

“Cada visita que recibimos, sobre todo de músicos, tiene que pasar obligadamente por acá antes de ingresar al living de casa. Al ver tantas maderas, tantos instrumentos… todos se vuelven locos (risas). Es imposible que no nos quedemos a charlar al menos media hora acá. El taller es muy inspirador”, contó Fabián.

“En casa se escucha desde Paco de Lucía hasta Ozzy Osbourne. Acá nos han venido a visitar desde rockeros históricos hasta viejos tangueros, entre guitarras eléctricas y bandoneones. De acá surgió un show de Jimi Hendrix, con Cacho Lapenta, un talentoso músico de 80 años”, recordó.

“Este oficio es muy social, no es solo construir y vender. Es un paso a nuestra casa, es como que está bueno que la gente vea cómo es un taller de luthería”, agregó con una mueca de sonrisa.

En la luthería – como fue dicho anteriormente – no solo construyen nuevos instrumentos, también se encargan de arreglarlos. “Mucha gente nos trae su guitarra, por ejemplo, para que las reparemos o mejoremos algo, sobre todo guitarras viejas”, aportó Guadalupe. Fue ella misma quien adelantó que, próximamente, Rodrigo estudiará afinación de piano junto al profesor José Luis Pozzoli. “Podés hacer el curso, pero no cualquier logra la afinación. O afinás o templás… te acercás. Que no es lo mismo”, explicaron. A la vez, su gran desafío es construir un bandoneón.

Ya hace un tiempo, 4MROCK había entrevistado a Gustavo “Pio” Gonzalo, un reconocido luthier radicado a Mar del Plata (es de Quilmes), quien le hizo instrumentos a Willy Quiroga (Vox Dei), Gustavo Ginoi (La Mississippi) y La 25, por ejemplo. “Él es maestro, nosotros no podríamos serlo porque somos malos para explicar y porque no tenemos paciencia”, afirmaron al unísono.

nota lutheria 4

EL PRESENTE DE “EL GRITO”

El primer disco va a ser grabado por tercera vez”, soltaron entre risas los hermanos Oberti. “El primero sonaba medio vacío cuando lo escuchamos al principio, le faltaba power. No sonábamos como el vivo. Por suerte, la última vez que entramos al estudio quedamos muy conformes y esperamos terminarlo este año. Ya nos pusimos de acuerdo con la tapa, el arte… hasta elegimos las canciones”, subrayó Rodrigo.

Acá es muy difícil coincidir en algo, menos entre hermanos. Nadie se calla. Yo ni me meto, porque si no la termino ligando de rebote”, interrumpe Fabián. “Sí les ayudo a buscar lugares, o con qué banda puede tocar… pero en todo lo demás definen ellos. No somos de esos padres que presionan a los chicos para decirles qué hacerlos acompañamos en todo. Queremos que sean felices haciendo lo que les gusta”, concluyeron los padres.

Integrantes

  • Bajo y voz: Franco
  • Guitarra: Rodrigo
  • Batería: Victoria

Enlaces