ENTREVISTA

Melina Marciello: baterista, rockera y mamá

Mano a mano con una de las damas que engalanan el rock argentino, hija del reconocido violero y pieza clave de “CTM Claudio Tano Marciello”. “Cuando íbamos a grabar el nuevo disco llevaba a mi beba al estudio”, recordó ante 4MROCK.

Compartir




Por: Leo Llona

Foto: Mara Sosti

CTM Claudio Tano Marciello es la banda liderada por el histórico violero de Almafuerte, el tipo que supo trazar caminos entre géneros nucleando en una misma canción al folclore, el tango y el rock.

Melina, en tanto, es su hija, pero a la vez una baterista potente, que brilla con luz propia dentro de una banda familiar que va y viene entre el rock clásico y el metal. Sus bases avanzan firmes y decididas, trazando los rieles sobre los que se mueven melodías instrumentales y letras precisas.

Este año presentaron su nuevo álbum llamado “CTM”, que cuenta con 14 canciones, una versión al mango de “Insoluble” -de Pappo-, y la participación especial del violero y cantante Ricardo Mollo, guitarra y voz de Divididos.

Nota Marciello

“Fue increíble cómo llegó el tipo y trajo su magia, esa misma de los grandes artistas cuando dejan  algo bueno. ‘Vine a hacer lo que te haga feliz a vos, Tano’, dijo. Y en medio de nuestras caras sonrientes y sorprendidas por esa inmensa humildad, dijo que quería cantar. Así que fue directamente, sin dudar, a meter su voz a los temas que le pareció correcto para su tonalidad. Un groso”, recordó Melina ante 4MROCK.

“Aprendí y aprendo
muchísimo de mi viejo”.

La banda cuenta con el Tano Marciello en guitarra e incluye además a Melina en batería, Leo Radaelli en bajo y Pablo Marciello -primo del Tano- en teclados. Ella presentó desde chica un instinto natural por el ritmo y la percusión, y fue a los 15 años cuando tuvo su primera batería y empezó a caminar el rock entre toms, bombos y platillos.

-¿Cómo es tocar y laburar en familia?

-Somos buenos compañeros. Yo aprendí y aprendo muchísimo de mi viejo. Nos llevamos muy bien, tenemos algunos encuentros pero cuando tocamos somos compañeros de banda. Disfrutamos mucho del vivo y de las giras. Le ponemos mucho amor a lo que hacemos pero también mucho humor, vivimos momentos muy divertidos. Siento alegría de poder compartir la pasión por la música y vivir tantas cosas juntos. Tocando, girando, grabando, etcétera. Siendo luchadores de una misma batalla, y siempre para adelante.

Melina canta en “Abriendo camino”, tema que -según cuenta- escribió pensando en los más adolescentes y en las generaciones de la actualidad. “Tal vez visto desde el lugar de los jóvenes de hoy, que luchan por un sueño, por el amor, por lograr sus objetivos. Creí que era oportuno,  en momentos como los que vivimos hoy, poder alentar a esa generación”, dijo.

-¿Cómo fue ese proceso?

-Mi papá me preguntó si tenía alguna letra para aportar en el nuevo disco y le dije que sí, claro, le mostré esa letra para la música que él me había mostrado y le pareció bueno. Él tenía muy claro las partes musicales pero no la lírica. Así que nos pusimos a laburar juntos y digamos que le puse palabras a sus melodías. Después de haber cerrado la canción y ya habiendo grabado en el estudio decidimos que yo debía cantarla, justamente para darle un aire nuevo, otra voz diciendo lo que siente, y plasmar algo diferente con otra postura. Así que fui al estudio y metí la voz muy consciente de hacer llegar de forma natural lo que estaba diciendo, y así fue como terminé cantando la canción que escribí.

“Nos pusimos la camiseta y
salimos a la cancha con todo lo que somos”.

Nota Marciello 2

El disco tiene canciones potentes, armónicas y laburadas. Hay pasajes musicales afiladísimos con el sello de uno de los violeros más importantes de nuestro país. Normalmente es Claudio Tano Marciello quien compone las estructuras, pero en esta oportunidad decidieron trabajar el álbum como banda y encarar las canciones entre todos.

“Participamos tanto en lo musical como en ideas nuevas”, dijo Melina a 4MROCK. “A la hora de escribir una letra o idear juntos un arte de tapa, imágenes, etcétera. Digamos que nos pusimos la camiseta y salimos a la cancha con todo lo que somos. Trabajar en conjunto fue grandioso, descubrimos mucho de lo que teníamos para mostrar”.

El 2017 los agarra en plena presentación de su más reciente trabajo de estudio, y entre los planes para el año está girar y defender los temas a capa y espada en todos los escenarios que se pueda. Este disco tiene para Melina un valor especial: estuvo embarazada en el proceso previo y fue mamá en medio de la preparación de ensayos y grabación.

“Fue muy fuerte para mí laburar durante el año los temas, porque fue en el transcurso de mi embarazo”, recordó Melina. “Ensayar y grabar las maquetas con la idea de los temas, mientras que mi panza crecía y se me complicaba cada vez más dominar mi cuerpo. Como madre primeriza tenía mil millones de dudas en mi cabeza con respecto a mis cambios físicos y sobre qué pasaría día tras día”.

“Mi hija nació en medio de la
preparación de ensayos para entra a grabar”.

-Imagino que no debe haber sido fácil encarar todo el laburo en pleno embarazo…

-Viví muy intenso la pre-producción del disco, juntamente debido a mi cambio físico y emocional por el embarazo. Mi hija nació en medio de la preparación de ensayos para entrar a grabar. Me recuperé a las dos semanas y retomamos, la banda fue muy gamba en respetar los tiempos y procesos que yo estaba transitando. Cuando fuimos a grabar llevaba a mi beba al estudio, ella con seis meses del otro lado de la pecera y mamá grabando (risas). Pero en el disco me mostré tal como soy, toqué cada tema espontáneo y como me salía. Los ensayos afianzaron los temas pero muchas cosas salieron ahí en el momento, muy natural. Fue una buena experiencia de grabar relajados y sin presiones.

Melina cuenta que tiene influencias de bandas y artistas que van desde Van Halen hasta Avenged Sevenfold, aunque en la actualidad escucha Black Country Communion y Glamour of the Kill. Entre sus bateros de cabecera están los poderosos trenes de carga de Mikey Dee, Tommy Lee, Jason Bonham y Mike Portnoy.

-Además de la gira de presentación de CTM, ¿qué planes tenés para lo que resta del año?

-Disfruto mucho de mi familia, mi hija es lo más preciado y maravilloso que me dio la vida. Cuando voy a tocar sé queda en buenas manos con mi marido y con mi mamá. Soy muy familiar y ellos me apoyan así que encuentro el punto justo entre no dejar de hacer lo que me gusta y criar felizmente a mi hija. La extraño cuando me voy de gira, siempre le traigo algún regalito o presente, alguna pavada. Es mi manera de sentirme menos culpable por estar lejos (risas). Pero sé que cuando llego me espera con una sonrisa.

Integrantes

  • Claudio Marciello - guitarra y voz
  • Melina Marciello - batería
  • Pablo Marciello - teclado
  • Leo Radaelli - bajo

Enlaces